sábado 15 de junio de 2024
Search
Close this search box.

Irán asusta a Israel y golpea a «Occidente»

Irán
Río de Janeiro (Observatorio Internacional del Siglo XXI): La noche del 13 al 14 de abril de 2024, el mundo presenció algo sorprendente e inusual: bombardeos aéreos iraníes sobre el territorio de Israel, como respuesta al ataque israelí contra el consulado iraní de Damasco, Siria, que mató a siete oficiales de la Guardia Revolucionaria de Irán.

Por José Luís Fiori (*)

Irán utilizó 200 vehículos aéreos no tripulados, 150 cruceros, 110 misiles balísticos tierra-tierra Shahab 3, Sajil-2 y Kheibar, y otros siete misiles hipersónicos Fattah-2.

   Era el mayor ataque con aviones no tripulados de la historia, lanzado desde múltiples

partes de Oriente Medio, como Siria, Irak, Líbano y parte de Yemen controlada por los hutíes.

   Israel dijo que había derribado el 99% de los misiles y UAVs que se lanzaron, pero no hubo pruebas y muchos expertos militares dudan de esa información.

   De la misma manera, Israel contó con el apoyo del Reino Unido, Estados Unidos y la Fuerza Aérea de Jordania para interceptar los proyectiles, y con la ayuda de los servicios de inteligencia en la localización y anticipación de objetivos.

   En el balance final, sin embargo, hay consenso en que se trató de una victoria estratégica y simbólica para Irán, especialmente porque Irán habría anunciado a los gobiernos de Estados Unidos y Turquía, por lo menos  sobre su ataque, y utilizó -en la mayoría de los casos- drones muy lentos y tecnológicamente anticuados.

   A pesar de ello, sus aviones no tripulados y cohetes llegaron a Israel y alcanzaron múltiples objetivos sin haber matado a ningún civil, aparentemente, ni haber

destruido o atacado cualquier equipo civil israelí.

   Aparte de esto, Irán ha obligado a Israel a gastar más de 1,000 millones de dólares en pocas horas, mediante el uso de su famoso sistema de defensa antiaérea Cúpula de Hierro, lo que permitió a los persas localizarla y mapearla para la eventualidad de futuros ataques.

   Mapearon, al mismo tiempo, las bases utilizadas por los estadounidenses, británicos y jordanos, lo que tal vez explique la reacción temerosa y la fragilidad de la respuesta que Israel dio una semana después.

   Desde otra perspectiva, el ataque persa golpeó la creencia en la presunta invencibilidad militar israelí y, al mismo tiempo, envió un mensaje al resto de Oriente Medio, revelando una capacidad de disuasión iraní que era desconocida hasta entonces, con respecto a Israel, pero también respecto a otros competidores geopolíticos en Oriente Medio, como Turquía, Emiratos Árabes Unidos, Jordania y, sobre todo, Arabia Saudita, que ya reelaboró rápidamente sus cálculos estratégicos y reanudó sus negociaciones en torno a un «acuerdo de defensa» con Estados Unidos, probablemente implicando el reconocimiento de Israel.

   Además, los iraníes han demostrado la capacidad balística de atacar y destruir las bases militares que Estados Unidos mantiene en la región, y que incluso pueden llegar al continente Europeo.

   En resumen: el panorama militar de Oriente Medio cambió radicalmente después de la noche del 13 al 14 de abril de 2024, y todos los cálculos estratégicos de los principales actores en ese tablero geopolítico tendrán que ser rehechos, porque se trata de un cambio radical e irreversible.

   Para entender la dimensión de este impacto, sin embargo, es necesario retroceder en el tiempo y recordar la relación de Reino Unido y Estados Unidos con la invención, la creación y el apoyo militar y financiero de este «micro-estado», en un territorio la mitad del estado de Río de Janeiro, y una población mucho menor que la del Gran Río.

   Con un territorio sin relevancia geoeconómica, pero que Reino Unido y Estados Unidos han convertido en una especie de «enano atómico» con la pretensión de ser un «pueblo elegido», pero que en la práctica es sólo una «chuchería geopolítica» angloamericana, en su lucha por el poder global.

   Aquí, sin embargo, es necesario hacer un pequeño flashback histórico. La propuesta inicial para la creación del Estado judío se atribuye por lo general al periodista austrohúngaro Theodor Herzl, y su libro El Estado judío, publicado en Viena en 1897.       

   Lo más probable, sin embargo, es que su propuesta hubiera caído en el mismo

desprovisto de varias otras «desilusiones nacionalistas» del siglo XIX, si no se hubiera

convertido en una válvula de escape para los europeos con respecto a los judíos, en la época en que Arthur Balfour, Ministro de Relaciones Exteriores británico, declaró en 1917 «que el Gobierno de Su Majestad veía con buenos ojos el establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío».

   Una declaración que se convirtió en un proyecto concreto en 1922, cuando la Liga de las Naciones concedió a Reino Unido un «Mandato Internacional» sobre el territorio de Palestina, que fue entonces habitada por una mayoría árabe y musulmana, con la

participación de sólo un 11% de judíos, porcentaje que fue aumentando con el estímulo de los británicos.

   Fueron los ingleses, por lo tanto, quienes indujeron la primera gran oleada migratoria de judíos europeos hacia Palestina, entre 1922 y 1935. Como está ocurriendo ahora de nuevo, después de la decisión del Parlamento británico de enviar a Ruanda, en África,

los nuevos «judíos» o refugiados árabes y africanos que desembarcaron en Reino Unido, especialmente después del ataque anglo-americano a Irak en 2003.

   Y fue esta inmigración inducida de judíos europeos que provocó el primer gran levantamiento palestino masacrado por los ingleses entre 1936 y 1939. Fue allí donde comenzó la resistencia Palestina que permanece hasta el día de hoy, pero que ha adquirido otra intensidad después de que los ingleses decidieran deshacerse de su

«Mandato Internacional», comenzando a articular el apoyo a su proyecto de crear un Estado judío, a través de una decisión de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

   Decisión que fue tomada el 29 de noviembre de 1947, bajo una fuerte presión de Estados Unidos y, sin embargo, por solo 33 votos a favor, 13 en contra y 10 abstenciones.

   La ONU había sido creada recientemente y le sería muy difícil poder tomar una decisión de esta importancia y gravedad si no fuera por la intervención casi imperativa de las dos grandes potencias recién victoriosas en la Segunda Guerra Mundial -Reino Unido y Estados Unidos, este último, en este caso, facultado por el «éxito» de su ataque nuclear contra las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki.

   Así nació el Estado de Israel el 14 de mayo de 1948 y sin el apoyo de Estados Unidos y Reino Unido, el recién creado no habría logrado ganar su primera guerra contra los Estados Árabes de Egipto, Siria, Líbano y Jordania ya en 1948.

   La guerra duró un año y terminó con la victoria de Israel y la anexión israelí de Cisjordania y Jerusalén Oriental, además de la entrega de la Franja de Gaza a los árabes, donde unos 700.000 palestinos expulsados de sus tierras se refugiaron por la Resolución Nº 181 de las Naciones Unidas.

   Después de eso, todavía hubo la Guerra de los Seis Días en 1967 y la Guerra de Yom Kippur en 1973, ganada por Israel, una y otra vez con un apoyo decisivo e incondicional, financiero y militar de Estados Unidos y Reino Unido.

   Y fue por decisión de estas dos potencias que Francia pasó a Israel su «secreto atómico», al parecer, poco después de la guerra de los Seis Días.

   Esta historia nos ayuda a entender mejor la relación umbilical que se ha establecido a lo largo del tiempo, entre los israelíes y sus criadores y tutores angloamericanos. El apoyo incondicional de Estados Unidos y Reino Unido fue en gran parte responsable de la «invencibilidad militar» de Israel, desde su primera victoria contra los árabes en

1948.

   Y es esta «relación carnal» entre los tres países la que explica la manera violenta e incondicional en que Estados Unidos y Reino Unido reaccionaron ante Hamás el 7 de octubre de 2023, incluido el apoyo a la masacre del pueblo palestino de la Franja de Gaza, hasta el momento en que el salvajismo israelí comenzó a amenazar la candidatura a la reelección de Joe Biden.

   Una reacción airada que se repitió ante el ataque iraní de la noche del 13 al 14 de abril, porque, en este caso, la demostración de fragilidad de Israel también representó una gran derrota para ambas potencias que protegen al Estado judío, y que son, en realidad, el «núcleo duro» del «imperio militar de Occidente».

(*) El profesor José Luís Fiori es un destacado intelectual brasileño, autor y coordinador de 18 libros y cientos de artículos en numerosos medios sobre economía, ética, ciencias sociales y ciencias políticas internacionales, especialmente sobre la relación entre geopolítica y economía política. Es miembro del Comité Editorial del Observatorio Internacional del Siglo XXI.

Identificador Sitio web Ecos del Sur
Observatorio Internacional do Século XXI

Observatorio Internacional do Século XXI

O Observatorio Internacional do Século XXI é uma publicacao do Grupo de Pesquisa Poder Global e Geopolítica do Capitalismo; Río de Janeiro, Brazil
últimos artículos :

……………………………………………….

Las opiniones expresadas en estos artículos son responsabilidad exclusiva de sus autores.

……………………………………………….